Running en Central Park – Nueva York

Foto: Novatos del Running
Foto: Novatos del Running

6:30 de la mañana. Estamos en Central Park, Nueva York, justo en la entrada suroeste del parque que da a la plaza Columbus Circle y al centro comercial Time Warner Centre, a la altura de la calle 59. A simple vista parece un parque urbano enorme, pero no muy diferente a otros que hemos recorrido, como El Retiro de nuestra ciudad, Madrid, o el Tiergarten de Berlín. Sin embargo lo que le diferencia al parque neoyorquino de éstos y otros parques es la sensación de déjà vu que tenemos al recorrerlo. Y es que llevamos viendo cada uno de sus rincones en numerosas series y películas desde hace décadas.

Otra de las características que hace único a este parque es entrar en él y volver la cabeza, mirar hacia fuera, y contemplar una pequeña parte del skyline de Manhattan que le rodea. Hablando ya de lo que nos atañe, Central Park es un icono del running popular, pues en él termina uno de los maratones más prestigiosos del mundo, el de Nueva York (2 de noviembre), que se celebra desde 1970 y que sólo fue suspendido en 2012 debido al Huracán Sandy. Además, este año, dicho evento, que reúne a cerca de 50.000 atletas, ha recogido el prestigioso Príncipe de Asturias de los Deportes, una forma de premiar al atletismo popular, a todos aquellos corredores que decidimos calzarnos las zapatillas y salir a correr sin importar nuestra edad o nuestra marcas.

Foto: Novatos del Running
Foto: Novatos del Running

A las 6:30 de la mañana es de día en Nueva York y en Central Park ya hay mucha vida. Aunque existen varias rutas por el parque (visita Central Park Running Group), decidimos dar casi una vuelta completa al parque, unos 10 km, por la carretera interior que lo bordea, y que cada día usan miles de runners y ciclistas. Por esta pista de asfalto, similar al Paseo de coches del Retiro, pero más extensa, además de corredores y ciclistas sólo transitan coches de policía -es un parque bastante seguro- y los vehículos de mantenimiento de las instalaciones.

Iniciamos nuestra ruta desde la esquina de Columbus Circle en sentido contrario a las agujas del reloj, siguiendo las indicaciones del piso que delimita tanto la zona de corredores como la de ciclistas. Tomamos la calle Center Drive, dejando a nuestra derecha algunas joyas del parque como Wollman Ice Rink, una pista de patinaje de cemento en verano y de hielo en invierno, y The Pond, un estanque en el que se encuentra una importante reserva de aves. Lamentablemente este recorrido nos impide ver una de las zonas preferidas por los niños, el Zoo de Central Park, famoso por aparecer en la película de animación Madagascar. Para los que quieran acercarse, limita con la Quinta Avenida y se encuentra entre las calles 63 y 65.

Foto: Novatos del Running
The Mall                Foto: Novatos del Running

El primer kilómetro es bastante llano, con alguna curva, pero con escasa dureza, en el que dejaremos Center Driver para tomar East Drive. Pasaremos cerca de Dairy, una antigua lechería que hoy alberga el Visitor Center, y también dejaremos a nuestra izquierda The Mall and Literary Walk, un paseo flanqueado por olmos, con estatuas de William Shakespeare, Walter Scott y Beethoven, entre muchos otros. Llegado al kilómetro y medio nos encontramos un primer repecho de unos 300 metros de subida. Antes de esta cuesta encontraremos una carretera a nuestra izquierda, Terrace Dr, que si la seguimos nos llevará a Bethesda Terrace, una plaza presidida por una gran fuente en cuyo centro se alza la estatua que conmemora la apertura del acueducto que llevó agua potable a Nueva York en 1842. Pasado el cruce con la citada Terrace Dr, merece la pena desviarse de la calle principal, East Drive, para bajar hasta Conservatory Water, un pequeño estanque rodeado de una imponente estatua de ‘Alicia en el país de las Maravillas’ y otra de Hans Christian Andersen y su famoso ‘Patito feo’.

Foto: Novatos del Running
Alicia en el País de las Maravillas Foto: Novatos del Running

De regreso por East Drive, bordearemos durante casi dos kilómetros el estanque más grande del parque, Jacqueline Kennedy Onassis Reservoir, que ofrece una senda paralela de tierra exclusiva para corredores y caminantes (no los de The Walking Dead). Pasado el estanque, otra carretera a nuestra izquierda nos llevaría al famoso Belvedere Castle, antigua estación meteorológica, hoy tienda de recuerdos y famoso por haber salido en películas como la de Los Pitufos. Si no nos desviamos de East Drive dejaremos a nuestra derecha la milla de los museos, contemplando The Metropolitan Museum of Art y el Museo Salomon G. Guggenheim, modesto en comparación con el espectacular edificio de Bilbao.

Foto: Novatos del Running
Belvedere Castle.  Foto: Novatos del Running

Hasta el kilómetro cuatro el recorrido sigue siendo prácticamente llano. Pasado éste y cerca de otro estanque, Harlem Meer, anexo al Conservatory Garden, un jardín de estilo europeo dividido en tres zonas, nos plantaremos en el límite norte del parque con un suave descenso, antesala de una de las cuestas más duras del recorrido, con unos 700 metros de longitud y por una zona del parque más agreste, poblada de árboles y mucho menos transitada llamada North Woods. El paisaje en este punto cambia bastante y se asemeja al de una carretera que transita por algún pequeño y arbolado puerto de montaña. Coronado este pequeña cima del parque, justo en su extremo norte, nos plantamos en el kilómetro cinco y medio y emprendemos un descenso de otros 500 metros en el camino de regreso hacia el sur del parque.

La carretera se denomina ahora West Drive y durante los próximos dos kilómetros se presenta casi llana aunque con ligeras ondulaciones. En este recorrido bordearemos el Jacqueline Kennedy Onassis Reservoir por su otra orilla. Pasado el lago, dejaremos a nuestra izquierda Great Lawn, una gran alfombra verde famosa por haber aparecido en numerosas series y películas donde los neoyorquinos descansan y practican todo tipo de deportes. Casi pegado a esta explanada iremos viviendo a nuestra izquierda algunas construcciones singulares como el Delacorte Theather o la Sweddish Cottage.

Foto: Novatos del Running
Jacqueline Kennedy Onassis Reservoir.  Foto: Novatos del Running

Llegado al kilómetro 8 de nuestro recorrido cruzamos por encima de la 79, una de las pocas calles abiertas al tráfico que atraviesa el parque y que va desde la Quinta Avenida al Museo de Historia Natural. Prácticamente todo este kilómetro es de ligero descenso. A lo largo de él pasaremos junto a otro de los estanques del parque, The Lake. Si miramos a la derecha y nos fijamos en los edificios fuera del parque veremos dos famosos bloques de apartamentos: primero el edificio San Remo y luego el Dakota, en cuyas puertas asesinaron a John Lennon. Justo enfrente de él y dentro del parque hay una plaza llamada Strawberry Fields, donde solía pasear el cantante con su mujer Yoko Ono, quien sigue viviendo allí. Después de su muerte la plaza fue convertida en un homenaje al beatle con un mosaico blanco y negro con la palabra Imagine. Cada día cientos de turistas se fotografían mientras suenan las canciones de Lennon entonadas por numerosos artistas callejeros.

Foto: Novatos del Running
Strawberry Fields. Foto: Novatos del Running

Enfilamos el último kilómetro, dejando a nuestra izquierda otra gran explanada, Sheep Meadow, y a nuestra derecha la famosa Tavern on the Green, el restaurante en el oeste del parque a la altura de la calle 66, donde cada año concluye el Maratón de Nueva York. Este último kilómetro es casi llano, aunque con algún que otro tobogán.

Foto: Novatos del Running
Tavern on the Green. Foto: Novatos del Running

Terminamos así nuestro recorrido por Central Park, donde destacamos las excepcionales vistas tanto dentro como fuera del parque que hace mucho más ameno el esfuerzo. El ambiente de running que se respira el parque es espectacular, con numerosos corredores lentos, rápidos y muy, muy rápidos, algunos con carritos de bebé, que pueblan cada uno de los recorridos que ofrece el parque. Un consejo, si algun@ tenéis familia, os pueden esperar en los numerosos y originales parques para niños, en las actividades gratuitas que ofrece el parque o persiguiendo a las miles de ardillas, nada tímidas, que viven en él.

Foto: Novatos del Running
Foto: Novatos del Running

1 pensamiento sobre “Running en Central Park – Nueva York

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.