Cuadrillo, ganador este año de la XXXVI Pedestre Popular de Guadarrama
Cuadrillero, ganador en 2015 de la XXXVI Pedestre Popular de Guadarrama

Minuto 90 de la final de la Liga de Campeones. El Atlético de Madrid está a punto de lograr su primer título en esta competición y los jugadores del Real Madrid deciden no atacar el área rival porque, como señalaba Sergio Ramos al terminar el partido «el Atlético ha sido justo campeón, nunca ha ganado este trofeo y nosotros ya tenemos nueve Copas de Europa». Que no se solivianten los aficionados de ambos equipos, es sólo una comparación. ¿Se imaginan que realmente hubiera sucedido esto en la final que se disputó hace dos años en Lisboa?

Pues algo parecido, salvando las distancias, sucedió en la última San Silvestre Vallecana Popular celebrada en Madrid el pasado 31 de diciembre de 2015. Juan Antonio Cuadrillero Barranco (Guadarrama, 1971), cuádruple campeón del mundo de veteranos (en cross, 3.000 y medio maratón) y doble ganador de la carrera vallecana, posiblemente una de las pruebas populares más famosas del mundo, decidió no disputarle el sprint a su amigo Sergio Salinero, compañeros ambos del Club Centro Clínico Menorca de San Sebastián de los Reyes. Cuadrillero tuvo este gesto porque el año pasado Salinero ganó la carrera popular, pero fue descalificado al igual que el segundo y el tercero (Gezaw Bekele y Pablo Villalobos) por llevar la camiseta de su club y no la oficial de la prueba. El gesto tiene aún más mérito si cabe porque Cuadrillero no corrió la San Silvestre el año pasado y regresaba a la prueba tras haberla ganado en 2012 y 2013.

No sabemos qué hubiese sucedido si ambos corredores se hubiesen disputado la victoria, pero el caso es que Cuadrillero, plusmarquista de la popular en veteranos (30:39 en 2010), renunció a esa victoria y a engordar un palmarés envidiable que le convierten en uno de los mejores corredores populares de los últimos tiempos. Bueno, lo hizo porque son compañeros, pensarán algunos. Quizá, aunque conviene recordar lo que ocurre en otros deportes como la fórmula uno, donde no se sabe si los pilotos de una misma escudería son rivales por un asiento o compañeros.

El gesto será omitido por la casi totalidad de la prensa deportiva, más interesada en especular qué pasa por la cabeza de algunas estrellas del fútbol. Ninguneará, un año más, a una carrera que congrega a más de 40.000 corredores y también, por extensión, a un deporte, el atletismo, del que sólo parece que se acuerdan si caen medallas españolas en Juegos Olímpicos o Mundiales o si se producen casos de dopaje.

Cuadrillero y Salinero, repitieron gesto este año en la Carrera Popular de Aranjuez
Salinero y Cuadrillero repitieron gesto este año en la Carrera Popular Villa de Aranjuez

El running, el salir a correr para los puristas, se ha convertido en un deporte que practican miles de personas en España, pero sigue siendo minoritario para los medios. Gestos como el de Cuadrillero engrandecen aún más este deporte, castigado también desde la infancia por el deficiente sistema educativo que tenemos –ya hablaremos otro día de ésto-. Gestos como el de Cuadrillero deberían ser un ejemplo y tener mucho más eco, porque son los valores que cada fin de semana encontramos en el centenar de carreras populares que recorren España y que reúnen a miles de corredores de todas las edades. Desde compartir una botella de agua, animar a otro corredor que atraviesa apuros y amaga con abandonar, hacerle de liebre, etc.

Estos gestos, estos valores, como ocurre con otros deportes minoritarios, deberían tener su espacio en los medios, también en las grandes instituciones públicas que premian gestos menores de deportistas mucho más mediáticos. Aunque algunos no lo quieran ver, el running es un deporte que va en aumento, un negocio que en España mueve al año una cifra estimada superior a los 300 M€, con más de 3.000 carreras anuales, y que sigue y sigue creciendo. Por poner un ejemplo, el Real Madrid, el club más rico del mundo, ingresó por marketing y merchandising a nivel mundial unos 220 M€ según el informe Football Money League, publicado por la consultora Deloitte. No contabilizamos los restantes 330 M€ que este club ingresó por entradas y retransmisiones, porque a pesar de la multitud de canales, apenas se retransmiten carreras populares y mucho menos se cobra entrada por verlas.

No esperamos que la cobertura sea similar, pero si la justificación que estos medios dan para hacerle el vacío a las carreras populares y defender la cobertura que se le da al fútbol es el interés de la gente y el dinero que se mueve, no parece pues que, si nos ceñimos sólo a las cifras, la difusión sea muy proporcional.

Por Amahudi

16 comentarios en «El inadvertido gesto de Juan Antonio Cuadrillero en la San Silvestre Vallecana»
  1. Totalmente de acuerdo. Hace unos meses en una media maratón en Extremadura, en concreto en un pueblo llamado Valdelacalzada, sobre el km 18, no daba mas de sí, pero gracias a un COMPAÑERO, que conocí ese día, sobre el km 6 o 7, pude llegar a meta, debido a que me fue animando ese último tramo. A pocos metros le dije que tirase él, aún así me acompaño y entramos juntos. Practico este deporte desde hace pocos años y corro en carreras populares desde hace año y medio, lo suficiente para darte cuenta el gran compañerismo que hay, aún habiendo competitividad.

  2. Que lo descalificaran por no llevar la camiseta oficial debería haber hecho que nadie la llevase este año…

    1. Si Gus es una gilipollez pero lo jodio es que no nos leemos las normas hasta que alguien pone una reclamación y entonces manos a la cabeza y nos sorprendemos y luego sale todo a la luz y nos echamos las manos a la cabeza. Este año que no pude correrla estuve viéndola entera y de los 100 primeros te puedo casi asegurar que todos llevaban la dichosa camiseta naranja, pero no es la única carrera. Mira lo que le paso a Martin Fiz, descalificado por llevar publicidad en la camiseta. Esto ocurre cuando el deporte pasa a ser negocio, y que coste que yo también estoy en contra de todas estas normas, pero como todos las trago carrera tras carrera.

  3. Conseguir medallas en el futuro debe empezar divirtiéndose desde pequeño y viendo en sus padres que hacen deporte, entrenan, se sacrifican, conocen gente y hacen gestos de ayuda que se les grabará en el corazón y como no en las piernas. Ojalá todos respeten a los atletas y les den el lugar que se merecen. A cada uno de ellos, todos mis respetos.

  4. La mejor carrera que ha hecho, pues es muy difícil dejar ganar a otro, aunque sea compañero, su gesto le honra. Bravo y para mí eres un ejemplo a seguir.

  5. Miren ustedes, me llamo Enrique Miguel García Mejías y tengo 72 años, campeón en mi categoría Mapoma 2013 y 2015 y tercero en Mapoma 2014 con lesión grave en el km.24 acabando con gran sufrimiento. Llevo más de 58 años corriendo y practicando múltiples y variados deportes simultáneamente y nunca he querido correr la San Silvestre por razones obvias, pero lo que antes era solamente deportivismo ahora se comparte con negocio. Lo que ha hecho Cuadrillero es un rasgo de Honestidad y Caballerosidad que desafortunadamente ya no se lleva. Yo hice lo mismo con un Compañero que corría mejor que yo y que, lesionado, me dolía ganarle, y les aseguro que ese día que él ganó, aunque no quería, fue mi segundo puesto mejor logrado de mi vida. Olé, Olé y Olé por el SEÑOR CUADRILLERO.

  6. No fueron descalificados por no llevar la camiseta oficial ni por llevar publicidad, lo fueron por no llevar el dorsal. Eso pasa en todas las competiciones. El gesto de Cuadrillero es efectivamente un gesto de honestidad y generosidad, pero tendrá Salinero la misma satisfacción por la victoria sabiendo que le han dejado ganar?…

  7. Mucho se está hablando del gesto de Cuadrillero o de que éste dejó ganar a Salinero cuándo el señor Salinero sabiendo que el señor Cuadrillero estaba algo mermado por un pequeño problema de salud aflojó los últimos kilómetros de carrera para no descolgarlo. No contad verdades a medias por favor

  8. Otro gesto de deportividad fue en esta temporada de ciclocross 2015/16, en la prueba élite disputada en Puente Viesgo (Cantabria), cuando un corredor se dejó adelantar por otro que venía con bici al hombro por una avería, para que éste no se alejara del podio. GRANDES GESTOS HACEN GRANDES PERSONAS!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.