Cómo vestirse para correr en invierno

Como comentábamos en el artículo sobre los consejos para correr en invierno, el principal error que cometemos con tiempo frío es abrigarse demasiado, lo cual hace que sudemos más –generamos más calor corporal-, provocando a su vez que nos deshidratemos antes.

Las reglas básicas de un buen vestuario en invierno serán: la famosa norma de los 10 grados (vístete como si en el exterior hiciera 10 grados más) y el uso de varias capas de ropa con el objetivo de minimizar el sudor, para que el calor corporal no se escape y para poder prescindir de alguna de ellas si notamos excesivo calor.

Como siempre, y como en cualquier época del año, evitaremos las prendas de algodón, la criptonita del corredor, al ser un tejido que absorbe la humedad y no transpira. ¿Cómo abrigar cada parte de nuestro cuerpo en invierno? Como diría Jack el Destripador, vayamos por partes:

        -Cabeza: un gorro es una muy buena opción para evitar la pérdida de calor corporal y para impedir que el sudor entre en los ojos. También viene muy bien cuando hace viento porque impide que se nos congelen las orejas. Si es térmico, mucho mejor, porque se humedecerá menos y suelen aislar más, aunque si es de otro tejido sintético tampoco pasa nada. Otras opciones pueden ser una cinta de tenista o incluso mejor una braga deportiva, pues primero nos protegerá el cuello y si el sudor nos molesta podemos usarla de gorro. Dicen que una buena mata de pelo también sirve de aislante contra el frío. Por otra parte, en inverno, el aire, al ser más frío, es más seco, lo que produce que las fosas nasales se resequen, se estrechen las vías respiratorias y dificulten la respiración. Si es vuestro caso y vuestra nariz suele resecarse en exceso, una buena opción es el uso de pasamontañas, aunque no son nada cómodos para practicar esto del running. Además de la cabeza, deberemos proteger nuestros labios con vaselina para evitar que se corten. La vaselina también podremos usarlas en axilas, pezones, ingles o incluso en los dedos de los pies para evitar rozaduras provocadas por el frío y el sudor.

        -Manos: las extremidades, pies y manos, son las que antes acusan el frío y las partes más propensas a la congelación. Que se lo digan al mítico montañero español Juanito Oiarzabal, quien tras coronar el K2 en 2004 sufrió la amputación de todos los dedos de sus pies debido al frío inhumano que tuvo que padecer en el descenso. En nuestro caso, afortunadamente no vamos a padecer esas condiciones extremas, pero conviene correr con guantes –finos- cuando hace frío, aunque luego nos los quitemos a medida que vayamos entrando en calor. También podemos recurrir a un método un poco más casero -madres y fabricantes de guantes omitan las líneas que vienen a continuación-: si llevamos camiseta térmica, como es elástica, la podemos utilizar para protegernos hasta los dedos, aunque luego nos quedará más holgada de mangas.

        Pies: es recomendable el uso de calcetines térmicos o usar doble calcetín, siempre que estos últimos sean finos, ya que si son muy gordos pueden impedir una correcta circulación de la sangre y ser un vivero de ampollas. Si podemos elegir el calzado, dependerá del terreno por el que vayamos a correr, pero en líneas generales optaremos por el que tenga mejor agarre y un mayor aislamiento.

        -Piernas: en invierno hay que evitar la tentación de superabrigarlas, pues aunque en los primeros minutos las sintamos entumecidas y frías, a medida que transcurre el tiempo el simple movimiento hará que entren en calor. De cintura para abajo podemos ir con unas mallas cortas por encima de las rodillas y encima de ellas, si queremos, un pantalón corto. También podemos optar por llevar mallas largas, cuya ventaja principal es que retienen el calor corporal y, si hace viento, impiden que nuestras piernas se enfríen cuando empiecen a sudar. Aunque haga bastante frío, llevar más de una capa en las piernas es contraproducente. Llevar o no ropa interior se deja a gusto del consumidor -los pantalones deportivos suelen llevar incorporada la famosa huevera o braguero– y dependerá también de las capas que llevemos, aunque en el caso de las mujeres es conveniente aquellas prendas de tipo deportivo.

        -Tronco: es quizá, junto a las extremidades, la parte más delicada de nuestro cuerpo cuando corremos, pues mientras las piernas y los brazos se mueven constantemente, nuestro tronco permanece inmóvil. Lo ideal en invierno es usar una camiseta térmica, de manga larga preferiblemente, y que se ajuste bien a nuestro cuerpo para impedir que salga el calor que generamos. También puede ser de manga corta, depende del frío que sintamos, de si la utilizamos o no en una competición o de la distancia, ya que como nuestros brazos se mueven constantemente a medida que los movamos irán entrando en calor. Encima de esta primera capa tenemos varias opciones: podemos usar una camiseta técnica para los menos frioleros –de manga larga o corta-; también podemos optar por una sudadera fina que nos abrigue un poco más el cuello –a ser posible con cremallera para ventilarnos a medida que entremos en calor-; o como tercera opción podemos elegir una chaqueta cortavientos por si hace aire. Emplear más de dos capas no es muy aconsejable en invierno en competiciones de distancias cortas porque nuestro ritmo será más elevado y generaremos mucho calor corporal.

Como siempre, debemos probar qué es lo que nos viene mejor, ya que la sensación de calor y la temperatura corporal varían de un corredor a otro.

3 pensamientos sobre “Cómo vestirse para correr en invierno

  1. ¡Geniales consejos! No se me va a olvidar lo de los 10º. Siempre salgo super abrigada a correr, porque soy muy friolera, y acabo resfriada cada dos por tres de quitarme capas y nunca aprendo. Así que gracias por los consejos 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.