Trail del Garbanzo 2017: Quijorna se echa a la montaña

La localidad madrileña de Quijorna celebró el pasado 30 de septiembre su primera carrera de montaña denominada Trail del Garbanzo. Se trata de una prueba exigente, con continuas subidas y bajadas, y con un prometedor futuro por delante.

Quijorna es una localidad de la zona oeste de la Comunidad de Madrid, situada en la Cuenca del Guadarrama. A escasos 30 minutos en coche de la capital y cercana a poblaciones como Brunete y Villanueva de la Cañada. Con algo más de 3.000 habitantes, su origen está relacionado con la construcción del Monasterio de El Escorial. La localidad nació para abastecer las obras del complejo ideado por Felipe II y levantado entre 1563 y 1584, gracias a los quinientos hornos de cal que tenía por aquel entonces el municipio. Dicen que el nombre de Quijorna tiene aquí su origen, pues Qui se referiría a la primera sílaba de quinientos, mientras que jorna significaría hornos. Siglos después, durante la Guerra Civil, Quijorna pasaría a la historia, pues fue uno de los escenarios de la Batalla de Brunete. Sus cerros aún conservan varios fortines de este conflicto bélico.

En cuanto a su gastronomía, uno de sus platos típicos es el cocido madrileño, cuyo principal ingrediente da nombre a la primera carrera de montaña que se celebró el pasado 30 de septiembre en la localidad. El Trail del Garbanzo nace con el difícil objetivo de que una prueba atlética se consolide en este municipio. No será fácil, pues en los últimos años se han producido varios intentos de organizar carreras populares y algún que otro cross, pero no han tenido continuidad.

Esta nueva aventura tiene su origen en la Marcha del Cocido, una prueba ciclista que se disputa en febrero y que en este 2017 cumplió su cuarta edición. Organizada por el Ayuntamiento de Quijorna y DuCross Events, ambos también se han unido para idear este primer Trail de Grabanzo.

Escasas carreras de montaña

Carreras en asfalto hay muchas cada fin de semana en la Comunidad de Madrid. Otro tanto ocurre con los cross. Sin embargo, las carreras de montaña no son tan y la ventaja de la nueva prueba de Quijorna es que además es una cita ideal para iniciarse en esta especialidad. No es muy técnica, no se necesita calzado especial, y además cuenta con dos distancias de unos 5,20 y 11,60 kilómetros. Porque el recorrido de este primer Trail del Grabanzo quizá será duro para los habituales del asfalto, pero bastante suave para los acostumbrados a la media y alta montaña. Su desnivel positivo acumulado apenas supera los 260 metros, que repartidos en poco más de 11,6 kilómetros hacen que no hayan grandes subidas ni sea tampoco una carrera excesivamente técnica.

No obstante, el Trail del Garbanzo no es prueba sencilla, pues cuenta con tres rampas que superan el 14% de desnivel, sumando en conjunto algo más de 800 metros, a las que hay que añadir una bajada muy vertical de casi 400 metros. A estos escollos hay que sumar casi cinco kilómetros de subida acumulada, con pendientes medias que oscilan entre el 2 y 7% de desnivel.

La carrera parte de la calle Virgen del Rocío, junto al CEIP Príncipe de Asturias, lugar donde se recogen los dorsales y se ubican los vestuarios y duchas. Tras unos primeros metros de asfalto, el recorrido toma un camino de tierra paralelo al Arroyo de Quijorna para regresar al asfalto de la calle Vistabella, que alberga una de las primeras rampas de la prueba. Antes de llegar al primer kilómetro, el trazado tomará un ancho camino de tierra.

Primera subida

Pasado el kilómetro 2,2 de carrera, encontramos la primera subida importante de la prueba, con cerca de 650 metros con una pendiente media por encima del 14%. En los primeros metros de esta rampa el camino se va estrechando, pero aún se puede correr, a pesar de sus 450 metros de longitud con una pendiente del 13%. Sin embargo, en los últimos 140 metros de la rampa la estrechez de la senda y el desnivel, que supera el 21%, hacen prácticamente imposible no caminar. Coronada esta primera cima y pasado el tercer kilómetro de la prueba, iniciamos un rápido descenso, no muy técnico, aunque con bastantes piedras y arena.

La siguiente dificultad llegará pasado el kilómetro 4,5, con más de dos kilómetros de ascensión y una pendiente media que ronda el 5,5%. Sus últimos metros serán los más exigentes, con una rampa dura de algo más de 200 metros por encima del 14%.

Después de una nueva bajada de apenas 200 metros, cruzaremos una carretera de tierra para llegar a una nueva rampa donde el camino desaparece y apenas se vislumbra una senda para subir otros 200 metros con un desnivel por encima del 7%. Coronada esta pequeña subida, nos espera una de las bajadas quizá más complicadas de la prueba, con apenas 400 metros pero con una pronunciada y resbaladiza pendiente que supera el 19%, limpia de piedras y con escasa arena.

Desde el kilómetro 7,5 la carrera se vuelve bastante favorable, bastante llana, y durante los siguientes dos kilómetros prácticamente discurre por improvisados senderos balizados que zigzaguean entre matorrales y cardos. Pasado el kilómetro 10, la carrera vuelve a un ancho camino de tierra que discurre paralelo a al Arroyo de Quijorna y que nos devolverá tras un kilómetro y medio al lugar donde comenzó la carrera. Al cruzar la meta, bolsa del corredor, sin camiseta técnica, pero con un paquete de garbanzos de la localidad para dar continuidad a este Trail del Grabanzo.

Por lo que respecta a la prueba larga, con 92 llegados a meta, la victoria fue para Pedro Fernando Muñoz Hernández (00:52:52), tercero este año en la exigente Media Maratón de El Escorial, la media más dura que se celebra sobre asfalto en la Comunidad de Madrid. Miguel Ángel Santiago Moreno (00:53:51) fue segundo, mientras que Mario García Ortiz (00:54:01) terminó tercero.

En categoría femenina, la victoria fue para Sonia Sala González (1:10:37). Inmaculada Pérez Rivera (01:13:26) y Nerea Martinez Gacueña (01:14:04) completaron el podio. En cuanto a la carrera corta, con un total de 32 participantes, el triunfo fue para Luis Paulino Llanos (00:29:36), mientras que Anastasia Lowisky Figueroa (00:37:08) fue la primera fémina en llegar a meta.

Tras las pruebas de adultos se disputaron varias carreras infantiles gratuitas. Todos los participantes fueron obsequiados con una bolsa de chuches y un diploma para los tres primeros clasificados de cada una de ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *