Trail Cross de Camarma 2017: Carrera de lujo a precio low cost

Encontrar una carrera popular en la Comunidad de Madrid a un precio de inscripción por debajo de los 10€ es infrecuente. Encontrar una carrera popular por debajo de los 10€ y que ofrezca lo mismo o más que otras carreras por ese precio es algo excepcional. Una de estas pruebas es el Trail Cross de Camarma de Esteruelas que el pasado 9 de abril celebró su tercera edición.

Siendo sinceros, nuestras expectativas no eran muy elevadas, y esperábamos encontrarnos una carrera pedestre con un recorrido no muy complicado y con una infraestructura mínima debido a su bajo precio, pues la inscripción sólo costaba 6€. Afortunadamente nos equivocamos y, salvo una camiseta técnica, la prueba ofrece bastante más de lo que uno espera recibir por ese precio.

Camarma de Esteruelas en un pequeño pueblo de la Comunidad de Madrid, camino de Guadalajara, a escasos minutos de Alcalá de Henares y a poco más de media hora en coche desde el centro de la capital. Se trata de un pueblo acogedor, con una amplia plaza central repleta de bares y comercios, con un arroyo que lo cruza y una iglesia, la de San Pedro Apóstol, que data del siglo XIII.

Desde que uno llega a Camarma se respira ese aroma de auténtica carrera popular que se echa en falta en las masificadas carreras de asfalto de las grandes ciudades. Y el Trail Cross de Camarma de Esteruelas no defrauda. Prueba de ello es que si el pasado año un total de 132 corredores finalizaron las dos distancias que ofrece, 8 y 14 kilómetros, en este año participaron 178 corredores, un 34% más. El boca a boca va funcionando y la prueba, si mantiene su identidad, seguro que seguirá creciendo.

El Trail Camarma Cross, organizado por el ayuntamiento y el club Run-Bike de la localidad, permite inscripciones tanto físicas como online, una recogida de dorsales fluida dada la escasez de corredores y un cronometraje con dorsal chip. El inicio de la prueba, a las 11 de la mañana, evita madrugones y el sol de abril aún no calienta lo suficiente para endurecer la carrera. El recorrido está perfectamente señalizado, con cinta y con marcas de pintura en el suelo, lo cual no es sencillo, pues se trata de un trazado que atraviesa numerosos caminos de la localidad.

Más cross que trail

A pesar de que en su nombre lleva la palabra trail no se tata de una carrera de montaña, en más cross, pues aunque tiene varias cuestas con cierto desnivel, con una buena preparación o aflojando el ritmo pueden superarse sin necesidad de caminar. No obstante, el tramo final de la carrera sí discurre por una zona elevada, por un sendero estrecho que recuerda a esas pruebas de montaña. Como todo depende de los ojos del que mira, para los corredores habituados a la montaña será un trail muy light, mientras que para los acostumbrados del asfalto será un carrera de montaña muy exigente. Lo que sí tiene es un recorrido entretenido, con varios desniveles y todo ello en un entorno natural.

La carrera discurre en su mayor parte por carreteras de tierra amplias, con un firme duro y seco, por lo que no es necesario llevar calzado especial de montaña. Más o menos los 10 primeros kilómetros corresponderían a la parte de carrera pedestre, por carretera de tierra, mientras que la parte final, hasta la meta transcurre por esa zona más elevada con varios kilómetros que transitan por el mencionado sendero estrecho.

La carrera comienza junto a la Plaza de la Constitución y recorre un kilómetro por el asfalto de las calles Soledad, Juan Ferreras y las Fuentes para meterse en el parque del Lavadero bañado por el Arroyo de Camarmilla. Pasado este primer kilómetro tomaremos una ancha carretera de tierra, prolongación de la calle de los Depósitos, que discurre paralela al arroyo. A partir del kilómetro 2,5 la prueba abandona este carretera y se adentra en un camino que sigue siendo ancho, más bien llano, sin excesivas dificultades hasta el momento.

Las carreras se bifurcan

En el tercer kilómetro, a la altura del Barranco de Valdepinillos, se ubica el primer repecho serio, con algo más de 200 metros y un desnivel por encima del 6,5%. En este punto las dos carreras, la de 8 y 14 kilómetros, hermanadas hasta entonces, se separan. Los participantes de la carrera corta girarán a la derecha por el camino del Fresno, mientras que los de la carrera larga tomarán la misma carretera de tierra pero en dirección contraria. En el kilómetro 3,5 abandonamos esta carretera y volvemos a adentrarnos en otro camino de tierra amplio.

En los dos siguientes kilómetros el perfil no dejará de elevarse, aunque de forma paulatina. Seguimos paralelos al arroyo y también a la carretera M-119 en dirección a la urbanización de El Practicante. En este punto nos espera el segundo repecho importante de la carrera, pasado el kilómetro 5, con un desnivel por encima del 7% repartido en escasos 250 metros. Coronado esta segunda subida, iniciamos un ligero descenso para enfilar la parte más complicada de la carrera. En el kilómetro 6, y tras sortear a una serpiente en el camino, nos espera algo más de un kilómetro de ascensión con una pendiente media por encima del 6%.

Después de este último ascenso, encontramos el primer avituallamiento líquido de la carrera. Precisamente éste quizá sea uno de los pocos aspectos que debería mejorar la carrera. En vez de botellas dan vasos de agua y el problema es que sólo hay un contenedor para depositar el recipiente. Está demasiado cerca del avituallamiento por lo que no puedes llevar el vaso unos metros contigo, por lo que hay que vaciarlo muy rápido.

Tras la subida, la carrera emprende un ligero descenso por campos abiertos, largas rectas, por caminos de tierra anchos, idóneos para empezar a coger velocidad, pues prácticamente los siete primeros kilómetros han ido picando hacia arriba. En el kilómetro 9 la carrera inicia un bonito zigzagueo que concluirá un kilómetro más tarde en la calle de los Arenales, prolongación del camino del Fresno, que enlaza con la senda que cogieron los de carrera corta cuando ambas pruebas se separaron allá por el cuarto kilómetro.

Aquí se inicia la parte más trail de la prueba, comenzando con un duro repecho sembrado de piedras, no muy extenso, de apenas 150 metros, pero con un desnivel que llega al 8%. Tras dejar atrás el segundo avituallamiento líquido, la carrera se adentra en un estrecho sendero donde apenas cabe un corredor, que terminará bordeando una especie de desfiladero rodeado de olivares. Un trazado repleto de pequeños toboganes, que culmina en uno más grande, con 90 metros de ascensión y un desnivel del 14%. Justo en este tramo quizá se echa en falta alguna que otra cinta para recordarle a los corredores que van por el camino correcto.

A partir de aquí, bordeamos el desfiladero, empezamos a vislumbrar a lo lejos el pueblo y el paisaje empieza a llenarse de más árboles. Desde el kilómetro 11 prácticamente el perfil de la carrera ya es de bajada, que se hará mucho más pronunciada a la altura del kilómetro 13 tras regresar a un camino ancho de tierra. El último kilómetro coincide con el primer kilómetro de la carrera y desandaremos lo recorrido para llegar a la meta.

Allí nos espera un copioso avituallamiento, con plato de migas, cerveza de grifo, frutos secos, bollería a granel de la vecina localidad de Daganzo, fruta variada, agua y clasificaciones casi inmediatas al poco de finalizar ambas pruebas. En resumen, una carrera realmente atractiva, que ofrece muchas cosas diferentes a un precio realmente económico.

En cuanto a la carrera, Isidoro León Sánchez logró por segundo año consecutivo la victoria en la prueba larga, mientras que Virginia Hernández Pérez se impuso en la general femenina. José Manuel Berlinches y Patricia Pastor Hebrero fueron los ganadores en la carrera de 8 Km.

Ficha técnica
Carrera: III Trail Cross de Camarma de Esteruelas
Fecha: 9 de abril de 2017
Lugar: Camarma de Esteruelas (Madrid)
Distancia: 8 y 14 Km
Hora: 11:00
Precio: 6 €
Organiza: Ayuntamiento de Camarma de Esteruelas en colaboración con el club Run & Bike Camarma
Participantes: 178
Clasificaciones: 14 K Masculina: 1) Isidoro León Sánchez (51:19); 2) Gabriel Funes Herranz (52:45); 3) Noe Romero Funchal (52:48). Femenina: 1) Virginia Hernández Pérez (1:06:44); 2) Mónica Plaza Palomares (1:09:19); 3) María Nieves Torres Ramo (1:11:03)
Clasificación completa: Timinglap
Imágenes: Facebook Run Bike Camarma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *