Carrera Senda de los Frailes 2015: Sebúlcor se echa a la montaña

El convento de la Hoz al fondo. Foto: Asociación Amigos del Convento

El convento de la Hoz al fondo.     Foto: Asociación Amigos del Convento

La Senda de los Frailes, carrera organizada por la Asociación Amigos del Convento de la Hoz, y que acoge la localidad segoviana de Sebúlcor, celebró el pasado 13 de septiembre su decimosegunda edición y lo hizo con un cambio radical. La prueba, hasta la fecha una carrera pedestre integrada en el circuito segoviano provincial, decidió abandonarlo este año, cambiando además su horario. Acostumbrada a disputarse en la tarde del sábado, este año se celebró a primera hora de la mañana del domingo (9:30).

Pero el principal cambio ha sido su transformación de carrera pedestre a carrera de montaña, aumentando además su kilometraje. Como carrera de montaña no tiene una excesiva dificultad, pues en su mayor parte transcurre por caminos de piedras o de tierra y, salvo tramos muy concretos, no hay que salvar desniveles excesivos. La primera parte, la gran novedad del trazado de este año, es más trail, mientras que la segunda repite el itinerario pedestre de ediciones anteriores.

Sin embargo, a pesar de no ser una carrera 100% de montaña, no deja de ser una prueba bastante dura para aquellos habituales del asfalto, pues cuenta con un par de complicadas subidas, un estrecho laberinto que zigzaguea en plena montaña, entre matorrales y piedras, y, sobre todo, lo que eleva su dureza es la enorme cantidad de arena acumulada en muchos kilómetros de la primera parte de su recorrido.

La prueba comienza en la plaza central de Sebúlcor con la tradicional salida a golpe de sartén a cargo de uno de los frailes de la asociación. El cambio de horario y día fue quizá la clave para que se registrarse una escasa participación en comparación con años anteriores –casi la mitad de atletas inscritos-, con mucho menos público también, a pesar de que algún que otro valiente se desplazó desde puntos lejanos como la localidad madrileña de Alcalá de Henares.

Selbulcor trackTras la bajada por el asfalto de la calle Real y seguir luego por la calle Plaza Fragua, la prueba, en vez de continuar por la ancha carretera de tierra de años anteriores, gira a la derecha por un camino de tierra que discurre paralelo al arroyo de Charco Redondo. Este primer kilómetro sigue siendo bastante rápido, pues prácticamente se trata de una ligera bajada. Concluido éste, la prueba cambia y el protagonista empieza a ser la enorme cantidad de arena que encontraremos en todo el ancho del camino. Nuestras zapatillas poco a poco van recogiendo tierra y nos veremos obligados a correr fuera de la senda, pegados a los numerosos pinos que acompañan el camino, donde la acumulación de arena es algo menor.

Superado el kilómetro dos, la arena no nos abandona, aunque en algunos tramos nos da un pequeño respiro. Pasado este segundo kilómetro iniciamos una bajada que prácticamente se prolonga hasta el kilómetro cuatro. No se trata de un descenso plácido, pues el camino sigue plagado de arena, ramas y alguna que otra piña. Esta parte, al cobijo de los pinos, nos recuerda quizá a la segunda parte del recorrido de Nava de la Asunción, aunque con mucha más arena.

Subida complicada

Tras un par de repechos, toboganes y una nueva bajada, enfilamos la parte más dura de la prueba. Se trata de una subida, situada poco antes de llegar al primer tercio de la prueba (kilómetro 5), que se prolongará durante un kilómetro y medio, con un desnivel medio del 5,5%. La parte más dura de este ascenso es una rampa inicial de 700 metros con una pendiente por encima del 8,4%.

Coronado este pequeño puerto de montaña, la carrera nos da un respiro con una bajada de algo más de medio kilómetro en una de las escasas rectas de esta primera parte de la carrera. Un par de toboganes, el primero con una subida de 200 metros y un desnivel superior al 13%, nos conducirán al desfiladero desde el que observaremos las Hoces del Duratón y que nos acompañarán durante algo más de dos kilómetros. Estos dos kilómetros, del 7 al 9, conforman un auténtico laberinto, que discurre por un estrecho sendero que apenas permite el paso de un único corredor. Este camino, repleto de piedras, muy de montaña, va zigzagueando paralelo a las hoces, subiendo y bajando e impidiendo llevar un ritmo uniforme.

Raúl García Castán. Foto: Asociación Amigos del Convento

Raúl García Castán.      Foto: Asociación Amigos del Convento

La última parte de este tramo pegado al Duratón coincide con el recorrido de años anteriores, que culmina con la famosa rampa a la altura de las ruinas del Convento de la Hoz, que tiene apenas 70 metros, pero con una pendiente superior al 21%. Tras la exigente rampa, el recorrido de la prueba calca el trazado de ediciones previas. Así, tras abandonar la montaña, enfilaremos un ancho sendero de tierra, con 600 metros de suave bajada hasta el kilómetro 10. El siguiente kilómetro se convierte en una subida progresiva, que nos conducirá hasta el ancho y liso camino de tierra que nos llevará hasta Sebúlcor. Esta última parte cuenta con un par de rampas, no muy duras, y su perfil en líneas generales es más bien llano, aunque seguramente entonces acusaremos el desgaste realizado en la primera parte.

Un campeón de montaña

El triunfo de esta primera carrera de montaña de Sebúlcor fue precisamente para el atleta homenajeado en esta edición y que adorna el cartel de la prueba. Así, el segoviano Raúl García Castán, cinco veces campeón de España de carreras por montaña (2006, 2007, 2008, 2009 y 2010), subcampeón de Europa (2008) y ganador el pasado año de los 100 kilómetros del Sáhara, se impuso con una cómoda renta de casi tres minutos sobre Alfonso Llorente de Frutos y Miguel Ángel Martín Granados. En categoría femenina, la ganadora de la pasada edición del circuito de carreras de pedestres de Segovia y virtual vencedora de la presente edición, Marta Virseda, se impuso por delante de Eleanor Sedgwick.

El podium femenino. Foto: Asociación Amigos del Convento

El podium femenino con Virseda, Sedgwick y Hernández.     Foto: Asociación Amigos del Convento

  • Lo mejor: sin duda el cambio a carrera de montaña, que ha hecho la prueba más exigente. Muy bien señalizada durante todo el recorrido con cintas. El avituallamiento final con la bandeja, esta vez en forma de aperitivo, tanto para el corredor como para un acompañante. Lástima que el lomo y el chorizo no estuvieran calientes como ocurre en pruebas como la carrera Entre Pinto y Valdemoro donde ponen una parrilla cerca de la meta y cocinan al momento. El castillo hinchable, columpios y campos de fútbol situados en la meta para que los niños puedan divertirse. Bonita camiseta técnica conmemorativa. Recogida de los dorsales el mismo día de la prueba y la tarde anterior.
  • Lo peor: el cambio de horario, muy temprano para los corredores de fuera, lo que quizá le restó una mayor participación, más que su conversión a carrera de montaña y la ampliación de su kilometraje. La gran cantidad de arena a lo largo de todo el recorrido que endureció la prueba.

cartel-2015Ficha técnica
Carrera: XII Carrera La Senda de los Frailes
Fecha: 13 de septiembre de 2015
Lugar: Sebúlcor (Segovia)
Distancia: 15,5 Km
Hora: 9.30
Precio: 13€
Organiza: Asociación Amigos del Convento de la Hoz
Participantes: 83
Clasificaciones: Masculina: 1) Raúl García Castán (57:26); 2) Alfonso Llorente de Frutos (1:00:16); 3) Miguel Ángel Martín Granados (1:00:52). Femenina: 1) Marta Virseda Virseda (1:11:23); 2) Eleanor Sedgwick (1:13:39); 3) Esperanza Hernández Álvarez (1:20:01)
Fotos y clasificaciones: Asociación Amigos del Convento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.