Media Maratón Ciudad de Segovia 2017: El público engrandece una carrera monumental

MM Ciudad de Segovia 2017. Foto: Javier Segovia/El Norte de Castilla

La Media Maratón Ciudad de Segovia celebró el pasado 21 de mayo su undécima edición. Una carrera con un trazado exigente, bien organizada y con numeroso público animando a los cerca de 2.000 corredores que recorrieron las calles de esta ciudad milenaria, Patrimonio de la Humanidad desde 1985.

La Media Maratón de Segovia tiene fama de ser una de las carreras más exigentes de esta distancia en asfalto que se celebran en España. A pesar de que no tiene cuestas de gran dureza, salvo la larga subida por el paseo de Santo Domingo de Guzmán y un par de rampas duras, pero de corta distancia, su trazado de constante sube y baja, su superficie adoquinada y su multitud de giros endurecen tanto la prueba que al poco de comenzar tienes la sensación de que tus piernas ya están fatigadas. El día bochornoso, cálido aunque nublado, con algunas rachas de viento en contra en los primeros kilómetros, también contribuyó a aumentar esa sensación de pesadez entre muchos corredores.

Salida en Plaza de la Artillería

Aunque estábamos preparados para una prueba dura, lo que nos sorprendió muy gratamente fue encontrarnos con un ambiente tan generoso. La referencias que teníamos se limitaban al boca a boca de anteriores ediciones, donde la lluvia casi siempre solía restar público a una de las dos medias maratones en asfalto que se celebran en la provincia. La otra es la Media Maratón de Cantalejo.

El cambio de fecha de la prueba, que este año se ha retrasado de marzo a mayo, quizá no contribuyó a que hubiera una mayor presencia de corredores. En 2016, casi 2.500 atletas cruzaron la meta por los escasos 2.000 de esta última edición. Pero seguramente el cambio de fecha sí ha propiciado que toda la ciudad se echara a la calle.

Entre segovianos, acompañantes y turistas dibujaron un ambiente muy favorable para el corredor y que no tiene nada que envidiar al de maratones como los de Madrid y Sevilla. Y es que en pocas carreras habíamos escuchado tantas veces el nombre que aparece en el dorsal personalizado de cada corredor, seguido de aplausos y gritos de ánimo. A diferencia del público sobre el que ironizaba Mariano José Larra en su artículo de costumbres ¿Quién es el público y dónde ese encuentra?, nosotros lo encontramos en Segovia, deseoso de jalear el esfuerzo de cada corredor.

Recorrido monumental

Los vasos de papel, un problema

La Media Maratón Ciudad de Segovia juega con ventaja, pues al igual que las medias maratones de Ávila o Mérida, se sirve de un trazado turístico y lleno de historia para crear un recorrido monumental. La carrera parte y acaba en su famoso Acueducto y su recorrido transita junto a los numerosos símbolos de la ciudad.

Así, el corredor pasará por la Catedral de Santa María de Segovia, el Alcázar, el Santuario de la Fuencisla, el río Eresma, el barrio de la Judería, la plaza Mayor y algunas de las abundantes iglesias y monasterios que tiene la ciudad. Estas últimas también se unieron a la fiesta, pues repicaron sus campanas al paso del primer corredor.

En cuanto a la pre y postcarrera, poco que objetar. Cuenta con una página web con toda la información de la prueba, aunque convendría actualizar; ofrece la posibilidad de recoger el dorsal el mismo día de la carrera o un par de días antes; y obsequia al corredor con una generosa bolsa que incluye camiseta técnica, buff y otras viandas por un precio de inscripción razonable si se realiza con antelación (16€) pero que se dispara si uno espera hasta el último momento (25€).

Bajada por la vía Roma

Hay que añadir además una medalla con diseño autóctono para todos los finisher, este año con la Loba Capitolina. Una tradición, la de la medalla, que se debería instaurar en todas las medias maratones en lugar de la camiseta, si es que hay que elegir. La media segoviana cuenta también con duchas a 200 metros de la meta en la cercana Academia de Artillería, así como un típico menú segoviano de judiones y cochinillo para el corredor y hasta tres acompañantes en numerosos restaurantes de la localidad por un precio aceptable.

La organización y los voluntarios, en líneas generales, estuvieron impecables, cuidando los detalles, como dando geles en el último avituallamiento o caldo caliente en la línea de meta (aunque el día no invitaba a ello) y mandando un sms al corredor con el resultado tras la carrera. Hubo también globos por tiempos, fisios, ropero en meta y visita gratuita para el corredor y un acompañante a varios museos de la ciudad. No faltaron tampoco numerosas actividades durante el evento, como clases de zumba y baile o dulzainas para amenizar la espera del público y acompañantes.

Vasos de papel y carreras infantiles caras

Paso por San Lorenzo

Quizá la única nota negativa de la prueba es que el agua de los cuatro avituallamientos intermedios se repartía en vasos de papel, con las dificultades que entraña beber en un vaso flexible mientras corres sin que el preciado líquido se te derrame. Al menos uno de esos avituallamientos debería haber incluido una botella de agua para que sea el corredor, y no el vaso, el que decida en qué momento la consume y más en estas distancias donde a muchos les sirve para asimilar mejor el gel.

El otro punto negativo de esta Media Maratón Ciudad de Segovia fue el precio excesivo de la inscripción de las carreras infantiles. Tener que desembolsar entre 6 y 12€ para que un niño corra un kilómetro no es la mejor manera de fomentar el deporte entre los más pequeños y más cuando la prueba cuenta con el patrocinio del consistorio segoviano.

A pesar de ello, el balance es muy positivo y la media segoviana es una prueba muy recomendable, y la excusa perfecta para pasar un día en Segovia, una ciudad con muchos reclamos tanto turísticos como gastronómicos.

Alameda del Parral

Como hemos comentado, el recorrido, sin ser excesivamente duro, resulta muy molesto por ese continuo sube y baja, por incluir mucha curva y mucho adoquín. También es cierto que alguno de estos aspectos que la hacen dura, como la sucesión de curvas, la hacen más entretenida, pues obliga al corredor a estar en constante estado de alerta.

Salida a golpe de cañón

La salida se sitúa en la plaza de la Artillería, junto al imponente acueducto romano de 167 arcos ubicado en la plaza de Azoguejo. Un poquito antes del inicio, tres paracaidistas saltaron desde el aire para aterrizar en la plaza, aunque el viento hizo que sólo uno de ellos lograse su objetivo. El segundo se estampó y enganchó con un establecimiento de comida rápida, mientras que el tercero cayó mal tras esquivar un árbol, aunque afortunadamente sólo hubo que lamentar un esguince de tobillo.

Subida por Santo Domingo de Guzmán

Tras el tradicional cañonazo que marca el comienzo de la prueba y que a más de un despistado dejará medio sordo, la carrera afronta unos metros de bajada por la Vía Roma para abandonar la ciudad en dirección a Valladolid. Antes de llegar al primer kilómetro, y tras cruzar el puente del Río Eresma, nos aguarda un primer repecho para abrir boca. Apenas tiene 200 metros pero su pendiente media roza el 8%.

Parte menos vistosa

Tras abandonar la vía Roma, tomamos la carretera de Riaza para enfilar la parte menos vistosa y más inhóspita del recorrido de esta media, marcada en sus primeros kilómetros por anchas y asfaltadas avenidas. Pasado el primer kilómetro, la carretera se va empinando y afrontaremos una subida de más de dos kilómetros, al 3% de desnivel, que discurre por la citada carretera de Riaza y pisa también las calles Rafael de las Heras, República Dominicana, del Álamo, Maspalomas y Soto del Obispo.

Plaza del Azoguejo

Al llegar al kilómetro 3,5, en una de las glorietaS de la carretera de Soria, ponemos de nuevo rumbo al centro de Segovia e iniciamos un descenso que se prolongará durante casi dos kilómetros. Parece cómodo, pero se volverá molesto por el aire que viene en contra, con poco resguardo pues nos encontramos en una carretera con escasos edificios salvo naves comerciales e industriales.

Este itinerario nos llevará de nuevo hasta la carretera de Riaza para, desde aquí, desandar el camino inicial por la Vía Roma en un trazado de ligera bajada, pero con un par de repechos.

Un par de kilómetros después, a la altura del 6, y después de pelearnos con los vasos del primer avituallamiento líquido, volveremos a cruzar el puente sobre el Río Eresma para girar a la derecha y abandonar la vía Roma por la calle de Santa Catalina. Un suave descenso nos llevará a una de las múltiples iglesias que pueblan esta media, en este caso la Iglesia de San Lorenzo.

Calles estrechas y camino de tierra

Calle Cervantes

La carrera, alejada aún del centro histórico, ofrece ahora un nuevo escenario. Recorreremos estrechas calles como las del Puente de San Lorenzo, San Vicente Real, Las Nieves o la calle Puente de Cigueñales, rodeadas de hileras de casa bajas, y atravesando dos pequeños puentes. Este trayecto está plagado de constantes y pequeños sube y bajas, ninguno duro, pero que se van acumulando.

Después de superar el kilómetro 7, casi al final de la calle Rosario, el asfalto desaparece y comienzan los adoquines, que prosiguen por la calle de San Vicente el Real, pasando junto al monasterio que da nombre a esta última calle.

En el kilómetro 7,5 el paisaje cambia de forma radical. Abandonamos los adoquines y las calles estrechas rodeadas por casas bajas para tomar el camino de tierra que discurre paralelo junto al río Eresma, en pleno Parque de la Alameda del Parral. Sin duda una de la partes más refrescantes de la prueba, cobijados por la sombra de los árboles, con el sonido del agua que fluye y en un tramo relativamente llano, en el que también encontramos algo de público animando.

Catedral y Plaza Mayor

Al final de este parque se ubica el Monasterio de Santa María del Parral. Pasaremos cerca de su entrada tras superar una adoquinada rampa en la calle de la Moneda (Km 8,5) de casi 350 metros con una pendiente media que casi llega al 5%. Seguimos por la adoquinada y estrecha calle de Marqués de Villena que nos llevará de nuevo a la ribera del río Eresma por el camino de tierra de la arbolada Cuesta de los Hoyos, junto al Mirador de San Marcos.

Al final de esta cuesta y cuando la arena se transforma en adoquín nos aguarda otro duro repecho, de unos 150 metros con un desnivel del 11%, que nos lleva al Santuario de la Virgen de la Fuencisla, patrona de la ciudad, rodeado de un bello parque y al pie de la montaña.

La subida más larga

Por el Paseo de Segundo Rincón y la calle San Marcos después cruzaremos a la otra orilla del río Eresma, en el kilómetro 10, para afrontar la parte más dura de esta media. En el paseo de Santo Domingo de Guzmán, a pies de la ladera sobre la que se asienta el Alcázar, nos aguarda una larga subida de más de dos kilómetros con una pendiente media del 4%. Por momentos, este tramo, con su asfalto y sus árboles nos recuerda mucho a alguna subida asfaltada de la Casa de Campo de Madrid, aunque aquí afortunadamente hay bastante público que no para de animar.

San Millán

La subida poner fin a una primera parte de la prueba que ha discurrido por la parte menos turística de la ciudad, con unos cinco primeros kilómetros menos vistosos, más poligoneros, pero que han dejado paso a una segunda mitad más atractiva, por calles estrechas y adoquinadas y por caminos de tierra a la sombra de frondosos árboles a la orilla del río Eresma.

La segunda parte de la Media de Segovia es la más monumental, una auténtica ruta turística, pues la carrera recorre casi al completo su centro histórico, donde la sucesión de rampas, el pavimento adoquinado y una gran afluencia de público serán el denominador común.

Tras completar la larga subida del paseo de Santo Domingo de Guzmán, que se ha estirado por las inmediaciones del Acueducto y la calles Cervantes y Juan Bravo, nos encontramos en pleno conjunto histórico. Sucesivamente iremos pasando por el Acueducto de Segovia, la Casa de los Picos, el Torreón de Lozoya, la cárcel Medieval, el barrio de la Judería, para bordear luego la Catedral de Segovia y plantarnos en la Plaza Mayor antes de completar el kilómetro 13.

Meta en el Acueducto

Precisamente la plaza Mayor será el punto de partida de una continua sucesión de plazas a partir de la calle Infanta Isabel: Seminario, Avendaño, San Sebastián, y Doctor Laguna entre muchas otras plazas, para regresar en el kilómetro 14 de nuevo a la Plaza Mayor.

La carrera pone rumbo al Alcázar por su calles estrechas y adoquinadas, incluyendo un suave descenso por la calle Velarde. Dentro del recinto que acoge esta fortaleza del siglo XII recorreremos por completo, a modo de pista de atletismo, la plaza de la Reina Victoria Eugenia (km. 15) que incluye una pequeña rampa de casi 400 metros con un desnivel por encima del 7%.

Se aleja del centro

En los siguiente kilómetros la carrera parece alejarse del conjunto histórico, se adentra en una zona más moderna, aunque sigue sin abandonar el firme adoquinado. Después de tanta curva se agradece una larga recta, la de calle José Zorrilla, de casi un kilómetro. La mala noticia es que entre medias nos aguarda una cuesta de casi un kilómetro y medio con un desnivel por encima del 3% que comenzaba en la calle Escultor Marinas y terminaba en la citada José Zorrilla.

El Jaafari

Al llegar a la calle de San Rafael, volvemos a pisar asfalto y bordeamos el parque de la Dehesa por la avenida de la Constitución, dejando atrás el kilómetro 18,5 y otra rampa de algo más de 300 metros al 3%. A partir de ahí ponemos rumbo de nuevo hacía el centro monumental, pasando por la Academia de Artillería a la altura del kilómetro 20 de carrera.

El último zigzagueo por calles estrechas, casi siempre en bajada, nos llevan a la avenida del Acueducto. Sólo nos restarán apenas 500 metros con el público entregado cual etapa del Tour de Francia para cruzar la meta a los pies del Acueducto.

El Jaafari se impone con autoridad

En la Media Maratón Ciudad de Segovia 2017 se impuso el atleta de origen marorquí afincado en Lleida Abderrahim El Jaafari (Marruecos, 1982). El corredor del Club Atletismo La Sansi de Lloret de Mar sumaba este título a las dos victorias obtenidas en 2016 en el Medio Maratón de las Galletas en Arona y la Mitja Marató Costa de Barcelona-Maresme. También el pasado año logró tres podios en la Mitja Marató de Mataró, la Mitja Marató de Ripoll y la Mitja de Terrassa.

Podio femenino

El segundo lugar de la Media Maratón Ciudad de Segovia lo ocupó compatriota Hafid Mhamdi (Marruecos, 1979), también afincado desde hace muchos años en España. El tercer cajón del podio lo ocupó Javier Martínez Fernández (Madrid, 1977), corredor del Club de Atletismo San Sebastián de los Reyes-Centro Clínico Menorca y vigente subcampeón de Madrid de medio maratón.

Cristina Giurcano logra la victoria

En categoría femenina se impuso la atleta de origen rumano Cristina Giurcanu, corredora del Club de Atletismo San Sebastián de los Reyes-Centro Clínico Menorcam superando el segundo puesto logrado en Segovia el pasado año. Giurcanu es una habitual en los podios de Madrid de dicha distancia y ya sabe ganar medias exigentes como la de Fuencarral-El Pardo.

En segundo lugar quedó la triatleta madrileña Sonia López Aguirregabiria (Madrid, 1971), del Club Corredores, vigente subcampeona de España de la distancia en categoría de veteranos y que este mismo año se impuso también la Media Maratón de Fuencaral-El Pardo. El podio lo completó la segoviana Marta Virseda, la gran dominadora del circuito de carreras pedestres de Segovia en los últimos años.

Ficha técnica
Carrera: XI Media Maratón Ciudad de Segovia
Fecha: 21 de mayo de 2017
Lugar: Segovia
Distancia: 21,09 Km
Hora: 10:30
Precio: 16€ a 25€
Organiza: C.D. Medio Maratón de Segovia con la colaboración del Ayuntamiento de Sgeovia y del Ayuntamiento de La Lastrilla
Participantes: 1.993
Clasificaciones: Masculina: 1) Abderrahim El Jaafari (1:09:12); 2) Hafid Mhamdi (1:11:42); 3) Javier Martínez Fernández (1:11:46). Femenina: 1) Cristina Giurcano (1:24:07); 2) Sonia López Aguirregabiria (1:28:48); 3) Marta Vírseda Vírseda (1:30:16).
Clasificaciones completas: Sportchip
Fotos: Javier Segovia y Antonio Tanarro en el Norte de Castilla y Lentejo
Vídeos: Segovia al día y Corriendo Voy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *